El césped artificial es más resistente al tránsito y al pisoteo constante que la grama natural, además de resistir el sol y la lluvia, temperaturas extremas de invierno y verano sin ningún problema.

La grama o césped natural necesita de suficiente agua para mantenerse, algo que en nuestros días no se puede permitir, tanto por el costo económico como el gasto de agua, un recurso muy valioso en la actualidad, así aunque no sea natural reduce los gastos y despilfarros de recursos naturales.

Close
Go top