Las fibras naturales van desde las cañas y mimbres utilizados en cestería, hasta los tejidos como el lino y el algodón, pasando por la lana, e incluso el cuero. Aportan calidez y encanto a los espacios, pero además dotan a nuestras casas de un aire fresco y desenfadado. Son, además, fibras producidas de forma natural, con muy baja presencia de productos químicos, antialérgicas y de tacto agradable.

 

Normalmente, su cuidado no requiere un esfuerzo excesivo. Los productos naturales, paños y agua, son suficientes para la limpieza (y para el caso de los tejidos, pueden ser lavables en lavadora en muchos casos). Envejecen muy bien y siguen ofreciendo un aspecto atractivo aún cuando empiezan a mostrar signos de uso o desgaste.

Close
Go top